La Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales reclama una mayor cobertura del Ingreso Mínimo Vital

Presentación del documental «Soy una PEPA»
mayo 21, 2024
Comunicado de la Plataforma del Tercer Sector de Canarias
mayo 22, 2024
Presentación del documental «Soy una PEPA»
mayo 21, 2024
Comunicado de la Plataforma del Tercer Sector de Canarias
mayo 22, 2024

En Canarias, el IMV solo llega al 8,3% de la población bajo el umbral de la pobreza.

La Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales reclama un impulso aún mayor para incorporar el IMV en la gestión de los servicios sociales de atención primaria.

Según datos de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales, que ha realizado un estudio sobre la cobertura del Ingreso Mínimo Vital (IMV) al cumplirse cuatro años desde su aprobación en 2020, solo el 12,2% de la población que vive bajo el umbral de la pobreza en España es beneficiaria del IMV. Esto equivale a 392.902 hogares, menos de la mitad de la previsión inicial del gobierno.

En Canarias, son 66.775 las personas (unas 28.227 familias) que reciben esta prestación.

La cuantía media mensual del IMV por persona beneficiaria es de 164 €, y 492,4 € por hogar. En el pasado mes de abril, 589.948 familias fueron beneficiarias del IMV, con un total de 1.771.480 personas. Sin embargo, el Ingreso Mínimo Vital incluye tanto la renta básica de subsistencia, para familias con ingresos por debajo de la renta garantizada, como el complemento de ayuda para la infancia que permite completar las rentas inferiores a tres veces la renta garantizada. Las familias que perciben la renta básica de subsistencia por tener ingresos inferiores a lo que se considera “renta garantizada” son solo 392.902 hogares (1.006.763 personas), el 2,1% de la población española.

La previsión inicial, cuando el IMV se implantó en 2020, era llegar a 850.000 familias en situación de pobreza severa (17% de la población española, 2,3 millones de personas). La realidad es que solo se ha alcanzado el 46,2% de cobertura de la pobreza severa. Si se toma como referencia el riesgo de pobreza, actualmente hay en España 8.260.000 personas en esa situación, al estar por debajo del 60% de la mediana de ingresos. En consecuencia, el IMV solo llega al 12,2% de las personas en riesgo de pobreza.

Existen grandes diferencias en esta implantación entre Comunidades Autónomas. El IMV llega a más del 20% de la población bajo el umbral de pobreza en el País Vasco (24,6%), Ceuta (23,5%) y Melilla (22,6%), pero no llega al 10% en Castilla-La Mancha (8,7%), Cataluña (8,6%), Canarias (8,3%) y Baleares (5,9%).

La Asociación de Directores y Gerentes en Servicios Sociales reclama un impulso aún mayor para incorporar el IMV en la gestión de los servicios sociales de atención primaria. Los servicios sociales comunitarios son una red capilar que llega a toda la ciudadanía independientemente del municipio en el que reside y de su situación personal y social. Sin embargo, denuncian que el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social no ha establecido ninguna coordinación que, sin ninguna duda, hubiera ayudado a la implantación del IMV, mejorando los plazos en el acceso y la situación económica de muchas familias. El laberinto burocrático diseñado para acceder al IMV ha hecho que, en la mayor crisis social de la historia, miles de personas en situación de vulnerabilidad pasen meses de su vida sufriendo momentos de gran precariedad.